Skip to content

Lasaña de berenjenas (sin pasta)

17/02/2008

El sentido común es básico para cocinar, leí una vez, si no me equivoco, en Porca Memoria, un libro de David de Jorge y Hasier Etxeberria. Hoy, supongo que por mi ansia de experimentar, me he dejado el sentido común fuera de la cocina, pero tras un momento de crisis, el resultado ha sido bastante bueno (cierto es que no tiene mucho que ver con lo que planeaba hacer). Aquí tenéis una crónica de un experimento: lasaña de berenjenas (sin pasta).

Como no puedo comer pasta normal porque lleva harina de trigo (que está vetada) y no he encontrado todavía alguna clase de pasta de los cereales permitidos (véase quinoa, amaranto o trigo sarraceno), se me ha ocurrido que en vez de pasta podría usar láminas de berenjena para hacer las capas.

Ingredientes:

-2 berenjenas pequeñas.

  • Para el relleno (las verduras se pueden cambiar y usar las que más os gusten):

-4 zanahorias.

-1/2 cebolla.

-1 diente de ajo hermoso.

-1 calabacín.

-2 pimientos verdes.

-1 tomate.

Tofu (al gusto).

-Sal y pimienta (recién molida).

-Aceite de oliva.

Elaboración:

Picar la cebolla y el ajo y verter sobre una sartén donde hayamos puesto un chorro de aceite de oliva a calentar. Mientras se doran, poner en otra sarten aceite a calentar y añadir las rodajas de berenjena (cuanto más finas antes se harán). Ambas sartenes deben estar a fuego medio.

Encendemos el horno al máximo para que se vaya calentando.

Cuando se hayan dorado la cebolla y el ajo, echar las zanahorias y el calabacín, cortados en pequeños dados. Añadimos sal y pimienta al gusto (yo tengo que poner poca pimienta porque enseguida noto las consecuencias) y, si hace falta, un poco más de aceite. Mientras, hay que vigilar las berenjenas, darles la vuelta (tener cuidado con que no se quemen) y si ya están listas las apartamos a una bandeja de cristal (que luego meteremos al horno). Las colocamos en el fondo, creando una capa como haríamos si fuera pasta.

Cortamos el pimiento verde en cuadraditos y lo añadimos a la sartén con el resto de las verduras. Cuando el pimiento se esté dorando, cortamos el tomate, en cuadraditos también, y lo echamos a la sartén.

Creo que hasta que no me hagan el test de alimentos dejaré de comer tomate porque noto cómo se me irrita la piel, sobre todo cuando entra en contacto con el jugo que suelta el tomate.

Dejamos que las verduras se hagan bien. Añadimos el tofu, también cortado en pequeños cuadraditos. Cuando ya esté todo listo, sólo hace falta ponerlo en la bandeja: una capa de berenjenas, una capa de relleno, una capa de berenjenas y encima otra de relleno, así hasta que se nos acaben las verduras.

Aquí ha llegado mi problema. La lasaña suele llevar bechamel y queso. El queso ya lo había descartado, y sabía que una bechamel normal no podría ser (porque lleva harina, leche y mantequilla y no se puede comer nada de eso). Así que como a mí no se me ocurría nada, he llamado a A. (experto cocinero) y me ha dicho que es imposible hacer ninguna salsa parecida a la bechamel con los alimentos permitidos en la dieta de un enfermo de candidiasis. Me ha dicho que la única manera de hacer una “bechamel” en esas condiciones es añadiendo a la leche de soja noséquecosa, que no tiene almidón, y que ayuda a que se haga una especie de gel. Me ha dicho que me mandará un paquete con eso (ya os diré lo que es), pero que no se puede comprar en ninguna tienda. Así que lo descarto como opción (aunque experimentaré con ello).

Total, que cuando tenía todo colocado en la bandeja, le he puesto un poco más de tofu por encima y le he añadido como 8 tapones de agua de la botella de agua mineral (para que no se quedara seco) y lo he metido al horno (unos 20 minutos a 150º). El resultado no ha sido lo que yo esperaba, pero está bueno (y nada seco). Mi compañera de piso amiga Ana se lo ha comido: “No parecía una lasaña pero estaba rica”, ha dicho. Yo no me la he comido (porque he merendado demasiados frutos secos y semillas; cenaré un vaso de leche de soja y algo más, pero no sé qué todavía), pero me lo llevo en un taper con un filete para comer mañana.

¿Alguna idea para sustituir la bechamel?

5 comentarios leave one →
  1. 17/02/2008 22:15

    señora embajatore, ostias pedrín, no sabía que andabas con esta lata en la jamada. podrás sustituir el tomate o un sofrito por la bechamel, no? sino, rehoga champi, ajo y cebolleta y sal en un poco de grasa y moja con leche de soja: trituras y queda espesito, igual en lasaña queda cojonudo. has probado a utilizar KUZU? lo podrás encontrar en herboristerias buenas y puede ser una alternativa guapa a la harina que tanto mal te hace. otra cosa que igual te alegra la comida es emplear BUEN pimentón de la vera dulce o semidulce (si te va el picantillo) y verás cómo todo lo que toca la especia roja coge gusto a comida de la amona: échaselo a las legumbres, sopas, no te cortes un pelo. prueba. ahora mismo coloco tu blog en GLOTONIA y hago un enlace para que te den ideas. cagoenputas. besos y achuchones.

  2. yotengo permalink
    17/02/2008 23:25

    Uuuu… Gracias, caballero. Lo del sofrito me puede venir bien. No se me ha ocurrido, pero ya te digo que he tenido un momento de crisis y eso no ayuda a que la mente funcione bien.
    Lo del ajo, cebolleta y champi con grasa y leche de soja es un buena opción, pero tendrá que ser sin champiñones (ni familiares) porque están prohibidos también.
    Y del Kuzu también me ha hablado mi tio, pero es un almidón, no? Y si la patata está vetada, supongo que eso también (pero me informaré).
    El pimentón me lo apunto también.
    Muchas gracias verraco, eres un solete.
    :)

  3. rosario permalink
    29/09/2008 20:48

    Para sustituir la bechamel se me ocurre la nata de soja o hacer la becachamel con harina integral de algo y leche de soja

  4. 08/01/2010 21:17

    Yo sustituiría la bechamel por una salsita de tomate natural aromatizado con un poco de albahaca

  5. AMPA- PONTE permalink
    17/12/2012 17:53

    BECHAMEL, se puede hacer cociendo coliflor con poca agua, digo poca agua para que no pierda tanto sabor en el agua, quitamos el agua de la cocion y guardamos por si acaso, trituramos la coliflor con sal y una pizca de nuez moscada y si hace falta añadimos agua hasta que quede la textura deseada , esta rica y le quedará genial a tu receta. Aunque sea coliflor cuando lo haces asi, cambia un poco el sabor, no añadir agua hasta que esté bien triturada la coliflor, ella misma ya suelta agua. Pruébalo te sorprenderá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: