Skip to content

Aterrizando…

08/05/2008
tags: ,

Lo primero de todo, daros las gracias por vuestro apoyo. Os he estado siguiendo estos días desde la retaguardia. Muchas gracias, de verdad. :)

Advertencia: me voy a descargar aquí. Sé que probablemente no es el mejor lugar, pero si no lo hago muero. A continuación me desparramo. Lo hago para mí. Sólo para mí. Si alguien lo quiere leer, aquí lo tiene.

Han sido unos días de locos. El domingo vi a mi aitona por última vez. Antes de volver a Madrid, pasé con mi hermana Nerea por su casa y después de darle mimos y abrazos y cortarle un pajita por la mitad para que le costara menos tomarse el café (que le apetecía, pero que no se lo tomó al final)… Me clavó la mirada cuando salía de la sala. No se me olvidará nunca. Ni su mirada perdida clavada en mí, ni el escalofrío (premonitorio, supongo) que sentí.

Llegué al aeropuerto. Me tomé un café con mis tíos y mi hermana. Estuvimos a carcajada limpia. Y nada más irse ellos, me di cuenta de que me había dejado el móvil en casa de mis abuelos. Raro que me deje las cosas por ahí. No recordaba el móvil de mi hermana (raro, me lo sé) y mi en casa de mis abuelos comunicaba sin parar.

Y, cuando había asimilado que tendría que vivir unos días sin móvil… apareció mi hermana: “Te estaba llamando”. Total, que la pobre Nere se fue de vuelta a casa de mis abuelos y volvió a tiempo. Y menos mal.

Desviaron el vuelo a Pamplona por la niebla y al final, en vez de a las 22.30 h, llegamos a Madrid a la 1.30 h. Yo, con las tripas revueltas, conseguí dormirme como a las tres de la mañana. Los vítores del wearethechampionsdelosc… no me dejaban dormir. Y eso que no vivo cerca de la Cibeles…

A las 9.00 me llamó mi padre. Una hora más tarde mi madre. No les cogí. Pero cuando mi padre volvió a insistir, me preocupé. “Tengo una mala noticia”, me dijo. “¿Qué pasa?”, le pregunté. “Tu abuelo”. “Mi abuelo, ¿qué?”, pregunté como si no lo supiera… “Que se ha muerto”. Y lloré… lloraba y lloraba y no paraba  de llorar…

Luego me contaron que no sufrió. Le dieron morfina. ¡Qué gran invento!

Fui a decírselo a Anita llorando como una niña…

A las 18.00 estaba en el tanatorio. Lloraba. Me daba una vuelta. Preguntaba. Me fumé entera. Preguntaba. Me contaban más. Quería saberlo todo. Todo.

Al día siguiente, crematorio. Ganas de pegarle un buen puñetazo al cura. ¿Cómo coño se le ocurre decir que no entiende lo que pone en la esquela?. Fuimos a buscar a mi abuela. Lloramos un rato más. Y luego, una buena noticia (que no puedo revelar). Una noticia feliz. Cafés y carcajadas y lágrimas. Comida y carcajadas y lágrimas. Café y lágrimas. Funeral y lágrimas. Abrazos y lágrimas. Y consuelo. Y más abrazos. Y sonrisas. Muchas sonrisas.

Por fin, mi abuela y yo nos quedamos, a solas, sentadas en un banco. Hablando. Hasta que llegaron dos señoras a darnos el pésame y nos tuvimos que ir a casa. Mi abuela me confesó por el camino: “Yo no seré como esas viudas”. Y yo me reí mucho. “Ya sé que no…”

Llegamos a casa. Vinieron Nelson y Erica, una pareja de ecuatorianos que le han ayudado mucho a mi abuela con mi abuelo. Lágrimas e intercambio de experiencias y opiniones. ¿Alguien de Donosti (o alrededores) tiene trabajo digno para un chico majo, con muchas ganas de trabajar?

Esa noche mi abuela y yo no dorminos nada. Muy poco.

Desayunamos como reinas. “Por si nos dan poco de comer”… y nos fuimos a Fitero. Gran pueblo donde los haya. Mi abuelo era de allí y allí está. Cuando estaba lúcido le dijo a mi abuela que quería que le enterraran donde muriera. Murió en Donosti, pero su mente estaba en Fitero. :)

Fuimos a ver a su amigo Sebas al hogar del jubilado. Nos fuimos a comer toda la familia. Lloramos un rato más en casa. Nos fuimos a la iglesia. Algunos no dejábamos de llorar. Dieron la misa. “Creo que ya me he secado”, pensé. Pero no. Tenía lágrimas para rato.

En fin… que no me apetece contar más. Que qué post más raro. Con lo que me quedo de todo esto es con como hemos llevado las cosas.

Que mi abuela nos diga que si le queremos a ella la mitad de lo que hemos demostrado querer a mi abuelo, será feliz.

Que entre funeral y crematorio y tanatorio y funeral, podamos llorar de risa todos juntos recordando batallitas.

Que lo vamos a echar un montón de menos… pero con una gran sonrisa. Aunque lloremos y lloremos.

Que mi abuela no ha parado de decir que está muy acompañada. Y saber que no se va a volver una “viuda de esas”.

Que mi padres y mis tios y mis hermanas estén en todo.

Que cenemos todos juntos y que nos entre la locura, de cansasio, de tanta emoción, de sensaciones encontradas.

De poder sentirme tan orgullosa de mi familia. De quererlos tanto y demostrarlo. Con besos, con abrazos, con lágrimas y sonrisas… (Y reírnos tanto de los personajazos que hay en la familia no tan cercana…)

Yo que sé. De sentirme tan feliz hasta en los momentos más tristes. Y de no poder quitarme esta sonrisa al recordar a mi abuela llorando de risa hoy a mediodía porque todo lo que teníamos que hacer esta mañana lo hemos hecho mal. Vaya dos.

Here comes the sun-Nina Simone.

9 comentarios leave one →
  1. 09/05/2008 00:12

    lo siento por tu perdida

  2. 09/05/2008 00:45

    lágrimas se me están cayendo de leerte, se lo dije a mi niña después de acostada y qué mal le supo, el abuelito tan mono como ella le llamaba; la muerte es sólo un paso más de la vida y en este caso barnizada de sonrisas, qué más se puede pedir?, tienes una gran familia y tu aitona atado a tu corazón para siempre, no se puede hablar de muerte, tú no conoces la muerte en vida, ahora cuida mucho a tu abuela porque habéis puesto el listón muy alto con tu aitona,
    un abrazo fuerte
    Ana

  3. 09/05/2008 08:58

    :)
    Dale un besazo a tu niña y otro pa ti….

  4. Susana permalink
    09/05/2008 22:01

    De verdad estoy muy emocionada , has escrito con todo el corazón y así nos ha llegado, muchos besos y cariño para ti, lo más precioso es vivir cargada de buenos recuerdos es el legado más hermoso herededa de aquellos que amamos, y sobre todo el aprendizaje recibido el tiempo que nos regala la vida, al poder tener tan cerca personas tan admirables.
    un beso

  5. 10/05/2008 16:59

    :)

  6. 13/05/2008 13:52

    Ánimo Izaskun. Siento mucho tu pérdida, pero en este mundo todo tiene un principio y un final, así que hemos de concentrarnos en que lo del medio valga la pena. A tu abuelo lo habéis querido con locura; y qué hay más importante que el amor de tus seres queridos? Si él estuviera ahí para contestar si lo del medio valió la pena, ten por seguro que driría que sí, y tú serías una de las principales razones.

    Cúidate. Un beso

  7. 13/05/2008 21:08

    Gracias La Petite… la verdad es que estoy mucho mejor de lo que esperaba en ese sentido, sobre todo porque mi familia me ha demostrado que estamos todos dispuestos a apoyarnos los unos a los otros y eso me reconforta mucho.

    ¡Un besazo!

  8. india permalink
    17/05/2008 17:15

    un abrazo fuerte :**

  9. 27/08/2008 01:02

    un abrazo izaskun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: